“LA REGRESIÓN” – Peces de Ciudad…

Estándar

   

         Dicen en Psicología que a veces las personas sufrimos retrocesos mentales hacia etapas anteriores en las cuales nos sentíamos más seguros, donde la mente selecciona un lugar anterior de la memoria mucho más sencillo, en el que tuvimos mayor seguridad emocional, un lugar en el tiempo y en la memoria donde tal vez sólo éramos unos niños. Suele pasar que uno decide “REGRESAR” mentalmente en los momentos difíciles, pero en este caso lo que nos proponemos, tanto tú que me lees como yo, es un “REGRESAR” por el mero placer de recordar… por tener una visión de quienes somos.

 

            A este retroceso psicológico se le suele llamar REGRESIÓN.

 Copia de img1982

            Desde hace tiempo mi mente ha estado evadiendo en ocasiones en algún tipo de regresión, que sin llegar a ser el aspecto psicológico del término, si que parece ser una regresión voluntaria.

            Hace tiempo copiaba en este espacio la frase de una película de Sthephen King, en la que a veces he pensado y que dice:

“Cuando eres joven, tienes muchos momentos de felicidad, crees estar viviendo en un lugar mágico, como debió ser la Atlántida. Luego crecemos y nuestros corazones se parten en dos” .(Corazones en Atlántida)

MCDHEIN EC042

Pues esa necesidad de analizar de dónde venimos, de saber bien a quién debemos lo que hoy somos ha sido la que me ha invitado a buscar en mis orígenes algo más que lo que ya tengo. En fechas recientes me he sentido tentado a visitar el lugar donde me crié, el colegio que me vio crecer, el barrio donde pasé mi infancia, las calles que recorrí mil y una veces y que gigantescas me parecían entonces, la calle donde estaba mi jardín de infancia, el lugar de trabajo de mi padre, los lugares a los que me llevaba mi madre… y cuando han pasado casi 20 años desde la última vez que pasé por ellas, un nudo se apodera de tu estómago.

Estaba nublado esa tarde cuando regresé a esos lugares de Madrid, pero justo en el instante en el que alcancé a ver  mi antiguo colegio, casualmente el sol comenzó de nuevo a brillar, dándole a la tarde ese halo de calidez que tuvieron aquellas mismas tardes hace ya casi 20 años. Fue una sensación extraña, a la vez que hermosa. Allí mismo, en esos mismos lugares que tan escasamente han cambiado, mis infantes amigos y yo, vivimos la que por suerte para nosotros será siempre, y muy probablemente, la MEJOR ETAPA DE NUESTRAS VIDAS. Y es exactamente por eso, porque de niños todo es “un lugar mágico”  o eso creo que debe ser en todos los casos, de niños todo es una aventura, el juego es la manera de evadirse y tus colegas y compañeros son las mejores personas, de niños reír con los demás es lo mejor del mundo, de niños todo es la ATLANTIDA. Aquellos años fueron para mí, y ahora sé que para muchas personas más, la base de lo que hoy somos y el lugar al que “REGRESAR en momentos de necesidad personal o momentos difíciles.

No sólo el recordar los lugares, sino sobre todas las cosas, recordar las personas con las que compartí todos aquellos buenos momentos, me han dado ese instante de REGRESIÓN que ya hacía  tiempo que buscaba. Me negué a que mi infancia se perdiese en el olvido, a que los recuerdos de las personas quedasen simplemente en recuerdos y busqué algo más, dándome cuenta de que muchos  de los que compartimos aquellos mismos instantes habéis sentido en ocasiones esa misma necesidad de regresar aunque sólo sea por una tarde.

Y así me he sentido yo…  las sensaciones se hicieron más grandes aun cuando encontré a una parte importante de esa infancia, a algunos de mis compañeros de clase del para mí mítico Dr. R.Kapur. He guardado un recuerdo especial de todos los que me acompañaron en aquella Etapa del Viaje, tanto de compañeros como profesores. Aprendí mucho de ellos y me sentí siempre muy arropado por su compañía. Como bien comentamos, siempre había con unos con los que te llevabas mejor que con otros… eso sin duda, ya que no todas las personas somos iguales ni nos criamos de la misma manera. Pero me encontré con dos de las personas que mejor recuerdo me dejaron, Pilar y Virgínia. Desde estas líneas os doy las gracias por ser partícipes de ese pequeño reencuentro y hacer de aquel viaje ese momento tan bueno. Os he guardado un aprecio muy especial desde hace años.

Decía una canción de Don Joaquín Sabina “(Peces de ciudad)” que “Al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver”.

Peces de ciudad

 

           Pero en este caso haré una excepción a esa regla y os diré que os agradezco el momentazo. Me alegra saber que habéis tenido una vida llena de instantes felices, lo que no quita que también existan los momentos malos. Sé que podríamos haber sido muchos más aquella tarde, y que el resto seguro que guardará un recuerdo tan especial como el nuestro, pero que el momento ha sido igual de perfecto, ya que creo que ha colmado mis expectativas. Seguís siendo las mismas personitas a las que perdí la pista hace tantos años y sinceramente he echado de menos saber de todos vosotros. Espero tener noticias desde ahora, no sólo vuestras, que espero seguir teniendo sin dudarlo, sino de todo aquel que comparta con nosotros el feliz recuerdo de esa etapa. Ahora nuestras etapas son algo distintas, nuestras vidas han seguido caminos muy distintos… pero desde esa distinción particular que nos hace humanos  particulares, creo que es esencial alegrarse por las alegrías del resto y apenarse por los disgustos de los demás. Al fin y al cabo nuestras vidas se enlazaron de forma especial cuando comenzamos este camino y será difícil no querer saber cómo recorre el resto su parte de la etapa.

Desde este rincón reservado para los mejores momentos de Serendipia y para todo aquel que sienta que tiene un pequeño lugar de su memoria en el que ha sido feliz, que quiera recuperarlo,  que crea que la INFANCIA no es sólo una etapa que dejar atrás lo antes posible, sino una parte ESENCIAL del viaje que es esta vida… si pensáis que esto es así, os invito a buscar lo que fue ese “momento” para vosotros y rescatarlo de vuestro interior para no dejarlo marchar.

        EN MEMORIA DE NUESTROS   PADRES,   TUTORES Y   PROFESORES QUE NOS EDUCARON Y MOSTRARON EL CAMINO A SEGUIR, Y EN RECUERDO DE TODOS MIS COMPAÑEROS DE VIAJE.

_________________________________________________________________________________

Actualización 2012: Tengo el gusto de “regresar” de nuevo a este post para sumar a más gente a este viaje. En esa ocasión pudimos añadir a nuestro pequeño “regreso al pasado” a Maria Luisa y a Esther M. junto con sus dos pequeños retoños, y de nuevo a Virgínia,  en una tarde de café y charla de lo más entrañable. Fuimos seis en total esa tarde de recuerdos. De nuevo gracias por la experiencia.

CameraZOOM-20130327232112216CameraZOOM-20130327232355857

2012 031"LA REGRESIÓN" - Peces de Ciudad..."LA REGRESIÓN" - Peces de Ciudad..."LA REGRESIÓN" - Peces de Ciudad...

4 comentarios en ““LA REGRESIÓN” – Peces de Ciudad…

  1. Mayte

    Precisamente, en estos momentos estoy escribiendo sobre mi niñez. Yo tengo la suerte de poder REGRESAR a menudo al lugar donde crecí, donde pasé mi niñez, hay veces que siento una nostalgia infinita, y, otras veces me siento feliz por todo lo vivido, priviligiada por haber compartido esos momentos de mi vida con esas personas, y poder charlar con ellas y orgullosa de poder plasmar esos momentos. Me gusta saber que todavía quedan personas con un buen fondo, eso es lo que cuenta. Eres fabuloso.Me ha encantado.MAYTE RICO. P.D.:Te mando una cancioncilla, echa para la ocasión.-

  2. CRISTINA

    BUENO BUENO BUENO ..SIEMPRE ME PASA LO MISMO …. UNOS CLINEX POR FAVOR!! COMO NO !!!!……..ES QUE YO SIENTO LO MISMO. ME HUBIERA ENCANTADO COMPARTIR ESTE VIAJE CONTIGO. BUENO .DESPUES DE LEER ESTO ES ALGO QUE TENGO PENDIENTE , ME HA ENCANTADO .TE MANDO UN BESAZO ENORME . TE LO DIRE SIEMPRE :"NO CAMBIES NUNCA"

    • Sergio

      Hola Mario, ha sido fantástico leer lo que has escrito. Yo también estudié en el Kapur, y fui a la guardería o jardín de infancia, que está enfrente del colegio, al lado de la fábrica de Damel. Allí fue donde conocí a Virginia, y posteriormente, fuimos juntos a clase en el colegio. Me he sentido totalmente identificado con tus sensaciones. Yo he pasado por allí en varias ocasiones, aunque siempre en coche y sin pararme. Quiero volver algún día, con tranquilidad, y recordar como era todo en aquella época, recordar momentos y anécdotas de aquella maravillosa etapa. A ti Mario, seguro que tengo que conocerte, pero no me acuerdo de ti. Y a mi clase venía una Mayte, me acuerdo perfectamente de ella, era alta y delgada y vivía enfrente del parque arriaga. Cuantos recuerdos !! A la próxima, me apunto. Un saludo para todos/ as.

      • Hola Sergio! Muy contento de leerte! Muchisimas gracias por tus palabras, de verdad. Que alguien pueda leer el blog y que algo le trasmita por haber compartido esos momentos es algo genial, de verdad.
        Puede ser que fuesemos a algún curso por encima o por debajo, no recuerdo a algún Sergio en mi clase en el Kapur, pero quizá en la otra clase (eramos A y B si no recuerdo mal), o tal vez nos llevemos algún año de diferencia. Yo ahora tengo 40 ya… ufff… 40, me parece mentira lo deprisa que pasa el tiempo! Esto lo escribí en 2009! Sigo teniendo contacto con Virginia y algunos compañeros más de clase. Les he traslalado tus saludos de todos modos. Ya solamente haber compartido guardería y colegio es algo reseñable. Te mandamos también un gran saludo. Te paso mi email y si te apetece me comentas de lo que te acuerdas de tu clase del colegio por ver si conocíamos a alguien más en común. Un abrazo fuerte!! Grande el KAPUR!! grande!!!! Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s